SOY PACO

MI HISTORIA PERSONAL

TODOS TENEMOS MUCHO QUE CONTAR

Llegado un momento en la vida, debes decidir entre vivir escondido o mostrar quién has venido a ser. Mi momento ha llegado y tengo la necesidad de dar mi mejor versión.

Mis tres pilares

He sido educador toda mi vida: en mi propia empresa, contratado en el sector privado e incluso como maestro interino en la enseñanza pública tras aprobar una oposición. He desempeñado todo tipo de cargos dentro del sistema educativo: administrador y director de un centro de educación infantil, tutor y responsable del área de educación física, coordinador de eventos y grupos de trabajo, incluso he realizado tareas de mantenimiento y limpieza. He trabajado también con ayuntamientos y promovido clubes deportivos. ¿Y sabes qué he aprendido después de tantas horas de trabajo? Que todos tenemos mucho que decir, todos podemos aportar mucho al mundo, pero no lo hacemos porque nosotros mismos, por determinadas razones, nos creemos limitados. Te aseguro que no es así. Tú tienes mucho que aportar, al igual que yo. Yo me he ido dando cuenta durante mis más de veinte años en el mundo de la educación, saliendo continuamente de mi zona de confort, aprendiendo al mismo tiempo que enseñaba y, especialmente, conviviendo con niños y niñas a diario, no hay mejor máster en la vida.

Tengo otra pasión: correr. He competido desde muy joven en pruebas de mediofondo y fondo, con marcas de nivel nacional bastante respetables. He corrido las carreras más duras del planeta, la Maratón de Sables -270 kilómetros a través del desierto del Sáhara- o la UTMB -170 kilómetros de recorrido rodeando el Mont Blanc a realizar en menos de 46 horas, lo que me obligó no solo a superar desniveles de vértigo, sino a resistir dos noches sin dormir-. Además, hice a pie el Camino de Santiago desde Roncesvalles en 10 días, a una media de 80 kilómetros al día, gran parte de ellos corriendo. ¿Sabes qué he aprendido tras todas estas aventuras? Que tus límites físicos y, sobre todo, mentales son estratosféricos. Si dedicas el tiempo necesario, tu cuerpo tiene un potencial ilimitado.


También me encanta emocionarme. Leí 'El Principito' con trece años. Entender que el mundo interior escondía tantos secretos me impactó de tal modo que tuve una crisis existencial y padecí una profunda depresión y varios ataques de ansiedad. Paradójicamente, en el mismo libro de Antoine de Saint-Exupery estaba mi salvación: mirar la esencia del mundo desde las emociones y entender la existencia desde tu mundo interior. Practicando mucho deporte y leyendo mucho, sané. Leí a diferentes autores e interioricé estas enseñanzas a las que todos podemos llegar si superamos nuestras limitaciones racionales.

Descubrimiento y obsesión

Mi vida ha pasado por diversas fases de descubrimiento. Como técnico de luz y sonido en diferentes teatros, he descubierto la magia de lo que ocurre sobre un escenario. Como colaborador en espectáculos de títeres, he contemplado como puede cobrar vida un trozo de tela. Como psicomotricista infantil, he aprendido a no olvidar a mi niño interior. Como monitor de aeróbic y expresión corporal, he comprobado que todos, y a cualquier edad, podemos sacar lo mejor de nosotros mismos. Como entrenador de atletismo, he asimilado la eficacia y eficiencia de los programas de alto rendimiento deportivo. Incluso fundé la editorial 'Luzzu', una experiencia que me enseñó mucho, pero aún no estaba preparado para tener éxito en el ámbito editorial.


Toda acción implica emoción, el secreto es saber encontrar aquellas acciones que nos emocionen positivamente.


Ahora te hablaré de mi gran obsesión. Tengo la certeza de que la vida tiene un equilibrio perfecto, pero, hoy en día, somos incapaces de apreciarlo. ¿Por qué? Porque nuestra autoconciencia está alejada de esa perfección que es la esencia de existir. Suena complejo, así que te lo expondré más claramente: estamos en una escuela llamada vida y, hasta que no nos licenciemos, no podremos entender el perfecto equilibrio que la naturaleza busca en cada uno de nosotros. Por este motivo, pongo todo mi empeño en indagar y aprender de las personas, autores y mentores que ya han alcanzado un conocimiento capaz de transformar nuestras vidas para siempre. Estos aprendizajes que adquiero a diario tú también los vas a poder aprovechar en mis libros. En cada uno de ellos está también lo mejor de mí, aquellos aprendizajes que he ido adquiriendo en mi historia personal. 'Somos uno' y todo lo que yo haga nos ayudará a ti y a mí.

La vida es un desafío

Quizá pienses que mi aventura de vida ha sido un camino de rosas, te equivocas. Al igual a que ti, la vida me ha desafiado continuamente; sin embargo, me siento feliz por los regalos que me ha traído el destino, un destino que yo he ido construyendo. Hoy recojo los frutos de aquello que sembré hace años.
Mi mayor desafío fue económico. La causa, mi falta de mentalidad a la hora de gestionar mis recursos internos. A día de hoy, he superado esas limitaciones que tanto maltratan a aquellos que no manejan adecuadamente la capacidad de generar abundancia en sus vidas.
En mis relaciones he conocido las luces y las sombras que todos hemos visto alguna vez. Un hecho inevitable, pues no puedes cambiar a nadie que no se deje ayudar. He coincidido con personas y familiares aliados con las sombras, pero, al mismo tiempo, conviví y convivo con seres de una luz muy bella. Algo habré hecho bien, pues tengo a mi lado a personas extraordinarias. Por eso agradezco que una de mis montañas me acercara a un bello ser iluminado.


Mi salud ha sido retada en muchas ocasiones, sobre todo de niño, y siempre la actitud de atleta comprometido me ha sanado. Sí, eso es, siempre.


Todo lo que tienes es fruto de unas experiencias y, sobre todo, de tus y mis decisiones en el pasado. Todo afecta a todos. Sé que no ha sido fácil. Estoy seguro de que tus desafíos han sido tan o más duros que los míos y, si aún estás perdido y no ves la salida a un problema, busca a aquellas personas que algún día enfrentaron un desafío similar y lo superaron. Me encantaría que algunas de las palabras de mis libros fueran un soporte para tu crecimiento personal y te ayudaran a superar el obstáculo que ahora se antoja insalvable.
Si te soy sincero, en ocasiones, menosprecio mis logros; pero, cuando los comparto, me doy cuenta de que sí he vivido experiencias extraordinarias. Por eso creo que todos tenemos mucho que contar y, cuando conozca tu vida, en ella habrá mil aprendizajes que yo y muchos otros estaremos encantados de conocer.


Debo agradecerte que seas parte de mi mundo creativo y, si no lo he hecho ya, espero conocerte muy pronto.


Un abrazo, P A K O